Diferencia entre revoco y enfoscado

Diferencia entre revoco y enfoscado

En el sector de la construcción, términos como revoco y enfoscado están a la orden del día. Sin embargo, aunque puedan parecer intercambiables a simple vista, cada uno desempeña un papel único y crucial en el proceso de acabado de una estructura. Por este motivo, es esencial entender las diferencias entre ambos para garantizar resultados óptimos en cualquier proyecto.

¿Cuál es la diferencia entre revoco y enfoscado? A continuación, desde Weber, te contamos todo lo que necesitas saber. ¡Toma nota! 

Guía SATE

Revoco: Qué es y qué características presenta

La diferencia entre revoco y enfoscado radica en los materiales empleados. Generalmente, en los proyectos de construcción, se recurre a arenas o rocas de río de granulometría más fina. El revoco se aplica posteriormente al enfoscado o de forma simultánea, constituyendo una técnica adicional caracterizada por ser una capa fina y rugosa de mortero de entre 0,5 cm y 1 cm. 

Entrando más en detalle, el revoco implica cubrir tanto el interior como el exterior de una superficie previamente enfoscada con mortero de cal o cemento. Su propósito es mejorar la apariencia de muros, techos o tabiques, a la vez que proporciona una mayor resistencia. 

Al igual que con el enfoscado, en el que a continuación entraremos en detalle, existen diferentes tipos de revoco adaptados a las necesidades específicas de las distintas superficies, entre los que se encuentran el revoco rugoso donde el material se fratasa o se raspa para crear texturas variadas; el revoco liso, que consiste en múltiples capas de cemento, yeso, cal o mortero para obtener una superficie uniforme y suave; y el revoco rayado, que emplea una solución de arena natural aplicada con una llana de plástico o madera para generar un efecto de rayado en la superficie.

Qué es el enfoscado y por qué se caracteriza 

Por otro lado, el enfoscado hace referencia a la primera capa de mortero que se aplica directamente sobre el muro de un grosor aproximado de 10 a 15 mm. Generalmente, se utiliza mortero de cemento o cal con el fin de alisar la superficie antes de aplicar el acabado final. 

En ocasiones, el enfoscado se combina con el revoco para lograr una mayor cohesión, aunque es esencial no exceder los 30 mm en total. Esto se debe a que cargar en exceso los muros puede provocar desprendimientos y fisuras que afecten negativamente la estética del edificio. De hecho, la norma NTE-RPE regula esta práctica, estableciendo que las capas no deben superar los 15 mm de grosor. Por lo tanto, es crucial reforzar con una malla cuando sea necesario.

Existen diferentes tipos de enfoscado según la ejecución y el acabado deseado. El objetivo principal es asegurar una apariencia uniforme y evitar irregularidades en la superficie, ya que las paredes rara vez son idénticas y, por lo tanto, no requieren el mismo tratamiento. 

Diferencia entre revoco y enfoscado

Como hemos visto, la diferencia entre revoco y enfoscado radica en su función y aplicación dentro del proceso de acabado de superficies en construcción. Así, mientras que el enfoscado se refiere al recubrimiento inicial de una superficie con una capa de mortero, generalmente de cemento o cal, con el propósito de alisar y nivelar la misma antes de aplicar el revoco, el revoco se aplica como recubrimiento final sobre el enfoscado, con el objetivo de mejorar la estética de la superficie y proporcionar protección adicional. 

El enfoscado prepara la superficie, nivelándola y proporcionando una base sólida para el revoco, y el revoco es el acabado final ofreciendo resistencia a la intemperie y otros agentes externos.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de aplicar revoco y enfoscado

Sin duda, tanto el revoco como el enfoscado desempeñan roles cruciales en el proceso de acabado de superficies. Sin embargo, para obtener resultados óptimos y duraderos, es fundamental tener en cuenta una serie de consideraciones durante su aplicación. A continuación, desde Weber, entramos en detalle en las más importantes. 

En primer lugar, al aplicar enfoscado, es esencial comenzar con una superficie adecuadamente preparada. Esto implica asegurarse de que esté limpia, libre de polvo y otros contaminantes que puedan comprometer la adherencia del mortero. 

Una vez que la superficie está lista, es importante preparar la mezcla de mortero con agua correctamente, siguiendo las instrucciones del fabricante para lograr la consistencia adecuada. 

Durante la aplicación del enfoscado, se debe mantener un espesor uniforme para evitar irregularidades en la superficie final. Después de la aplicación, se debe permitir que el enfoscado se seque completamente antes de continuar con cualquier revestimiento adicional. 

Por otro lado, al aplicar revoco, en primer lugar, es fundamental seleccionar el tipo de material adecuado según las necesidades estéticas y de durabilidad del proyecto. Además, al igual que con el enfoscado, la preparación de la superficie es crucial para garantizar una adherencia adecuada del revoco. 

Así, la aplicación del revoco debe realizarse de manera uniforme y consistente, utilizando herramientas adecuadas para lograr el acabado deseado. En cualquier caso, es importante controlar el espesor del revoco durante la aplicación para evitar problemas como grietas o desprendimientos en el futuro. 

Por su parte, si en un futuro se prevé que la superficie esté expuesta a condiciones climáticas severas, como lluvia o sol intenso, es recomendable considerar la aplicación de selladores o recubrimientos protectores para mejorar su resistencia a la intemperie.

¿Necesitas más información? En Weber estaremos encantados de ayudarte. ¡Contacta con nosotros!