Weber ES

El espacio del proyectista

Los tiempos cambian y el trabajo de diseño con ellos, desde Weber apostamos por el desarrollo y la adaptación permanente de nuestro principal factor de diferenciación, el factor humano, adaptado permanentemente a las nuevas necesidades desde el desarrollo del proyecto, hasta su consolidación final en obra.

La formación de nuestro equipo comprende desde el conocimiento técnico de los sistemas propuestos, hasta su puesta final en obra, incluida su aplicación de la mano de profesionales cualificados, avalados tanto por su amplia trayectoria profesional, como por la formación y seguimiento realizados desde Weber. Gracias a todo ello se consigue el perfecto ensamblaje entre las propuestas realizadas y la realidad final conseguida.

Adaptación permanente a las nuevas tecnologías y soluciones constructivas

Los principios Weber al servicio del técnico

Proximidad

Estar cerca del técnico y su proyecto, comprender y ofrecer soluciones, así como demostrar compromiso respondiendo a sus necesidades.

Capacidad resolutiva

Desempeñar con un alto compromiso y responsabilidad todos los proyectos, participar al cambio y tener valor para asumir riesgos y tomar decisiones.

Innovar

Anticiparse a los cambios y promover nuevas soluciones de la mano de Weber, y la aplicación por parte de profesionales
cualificados.

Agilidad

Conocer fortalezas y debilidades de uno mismo, de su equipo y su entorno, así como tener la capacidad para decidir y actuar rápidamente.

Desarrollar una cultura abierta y atractiva

Estar abierto a nuevas formas de trabajo y a la cooperación, siendo receptivo al feedback y al desarrollo, generando confianza y cercanía con el interlocutor.