Revestimientos de fachada: protección y decoración para el exterior

revestimiento exterior de fachadas

Lo que a primera vista distingue y hace único a un edificio respecto a los demás es su revestimiento de fachada. Forma parte de la concepción misma del proyecto además de  actuar de barrera o aislamiento exterior.

Por tanto su función es tanto protectora como estética, y para ello se pueden recurrir a una lista casi interminable de soluciones. Pero nos queremos detener en el revestimiento continuo de fachadas, sus ventajas y posibilidades.

Revestimiento continuo de fachadas: objetivos de sostenibilidad

El revestimiento continuo no es una única solución de revestimiento de fachadas, sino que incluye revestimientos de distintas calidades, materiales y acabados. Pueden ser sistemas SATE, sistemas de mortero monocapa o mortero bicapa, entre otras muchas posibilidades.

Su principal ventaja consiste en poder ofrecer confort a los ocupantes al tiempo que presenta una variedad de colores, texturas y materiales que permiten diseños únicos. Además, estas soluciones son una más de las herramientas con que en el mundo de la construcción están consiguiendo acercarse a estándares bioclimáticos y de protección del medio ambiente muy exigentes.

Siguiendo las premisas del desarrollo sostenible, los cinco puntos que todo sistema de revestimiento de fachadas debe respetar son los siguientes:

  • Preservación de los recursos naturales.
  • Reducción de la contaminación por polución y de los residuos.
  • Aplicación sencilla y optimización del confort interior.
  • Conseguir un mantenimiento sencillo y por tanto sostenible.
  • Conseguir la integración del edificio en el paisaje.

Así que los objetivos de sostenibilidad se funden con los de confort y armonía estética, sin dejar de lado la importancia de crear revestimientos de fachada duraderos y que causen el menor número de molestias.

Funciones básicas de un revestimiento de fachadas

Cuando hablamos de las principales funciones de una solución de revestimiento de fachadas hablamos fundamentalmente de dos objetivos a cumplir:

  • Objetivo de confort y resguardo: la fachada protege al edificio de todo lo que ocurre en el exterior, sea frío, viento, calor (puesto que debe de ser un revestimiento aislante térmico), lluvia o nieve.
  • Objetivo estético o de diseño: aporta el acabado final de la edificación estableciendo cuál será el color o textura dominante.

Principales revestimiento de fachadas

Para conseguir los dos objetivos de los que os hablábamos, contamos con diferentes opciones un par de opciones que sustituyen a métodos más tradicionales, que implicaban trabajar en múltiples capas la fachada.

  • Sistemas de mortero bicapa: en este caso, se aplica una primera fase de mortero de cemento o cal para proteger de las temperaturas, lluvias, etc., y una segunda que cumple con el objetivo de diseño o estético. Puede tratarse de un estuco, de un acabado acrílico o de un mortero acrílico, que combina los elementos minerales del estuco con los sintéticos del acrílico.
  • Sistemas de mortero monocapa: estos se aplican directamente sobre el cerramiento y pueden consistir en morteros de cal o de cemento. Se trata de un solo producto o capa que cumple tanto con las funciones de confort (impermeabilización, aislamiento, etc.) como estéticas.
  • Sistemas de aislamiento térmico por el exterior (SATE): se trata de una solución compuesta principalmente por una capa de material aislante, y una de acabado. Una solución en auge gracias a su contribución al ahorro energético, además de mejorar el confort térmico, acústico y salubridad en el interior de las viviendas.

Un buen ejemplo de la capacidad de creación de confort y de posibilidades estéticas en revestimiento continuo de fachadas es el sistema SATE webertherm acustic.

Ventajas del sistema SATE webertherm acustic de revestimiento de fachadas

Este sistema de revestimiento aislante térmico de fachadas es capaz de ofrecer un confort de temperatura óptimo gracias a su aplicación directa sobre la fachada del edificio. Al ser un sistema de revestimiento continuo de fachadas, la temperatura ideal no se escapará a través del cerramiento opaco, y se eliminan por completo los puentes térmicos (lo cual obviamente permite ahorrar energía).

No solo proporciona aislamiento térmico, sino que además proporciona a la vez impermeabilidad y transpiración. De este modo, la lluvia no entra ni se forman mohos a consecuencia de la condensación.

Además, aporta seguridad frente al fuego gracias a las propiedades el material aislante que no es combustible y ofrece una mayor gran resistencia al impacto  gracias a las lanas minerales de alta densidad (lo que lo convierte en un revestimiento de fachada de larga vida). Y proporciona un espacio libre de molestias extremas gracias a su capacidad de reducir el ruido aéreo.

El factor estético tampoco se descuida con esta solución de revestimiento, ya que permite acabados decorativos en capa fina, en base mineral u orgánico, ambas combinando la estética de los acabados minerales con las prestaciones de la tecnología de Weber. 

Para los profesionales de la rehabilitación de edificios, especialmente, este producto resulta muy atractivo. Esto es debido a que no solo incrementa la sensación interior de confort térmico y acústico, y consigue una fachada debidamente aislada, sino que también aporta seguridad frente al fuego.

En Weber somos expertos en fachadas que hacen la vida más fácil a los profesionales de la construcción y también a los usuarios de las viviendas. ¿Quieres más información? We care.