Las claves de la construcción de edificios sostenible

construcción de edificios sostenibles

Los edificios sostenibles deben ser el futuro de la construcción pero también el presente. Incluso pueden ser sostenibles edificios rehabilitados de cierta antigüedad. La construcción sostenible pasa por garantizar la eficiencia energética y la obtención de confort a través de los materiales y la arquitectura.

Aunque depende de variables como el entorno, los edificios sostenibles sí que reúnen una serie de características comunes a todos ellos que implican unas claves en su construcción que les proporciona sus características finales.

¿Qué es un edificio sostenible?

Este tipo de construcción es aquella en cuya concepción se ha tenido en cuenta su impacto sobre el medio natural y su entorno. Esto implica fijarse, y mucho, en varios aspectos relacionados con su construcción, mantenimiento y desarrollo a largo de su vida útil.

La construcción de edificios sostenibles debe tener en cuenta como punto de partida, al menos estos extremos:

  • Dónde y para quién va a construirse el edificio: de ese modo se tendrán en cuenta cuestiones como la integración, la proximidad de fuentes de ruido que pueden causar daños en el bienestar de sus ocupantes (de ahí la importancia del aislamiento acústico), cuáles son las características climáticas del emplazamiento, etc. Cuando hablamos del para quién, lo que hacemos es poner en foco de las necesidades de las personas que lo van a ocupar (sea un edificio de viviendas o destinado a otros usos).
  • Cómo va a poder garantizarse la eficiencia energética: en este punto se tiene en cuenta el aislamiento térmico especialmente.
  • ¿Qué materiales se van a usar? Hacer una elección consciente ahorrará residuos innecesarios. Los materiales basados en reciclados o fuentes naturales pueden aportar mucho a una construcción sostenible.
  • Calidad del ambiente: entornos ventilados y libres de emanaciones peligrosas para la salud también son una cuestión de la que debe ocuparse un edificio sostenible.

Cómo se lleva a cabo la construcción sostenible

La arquitectura sostenible es una disciplina que comienza mucho antes de que empiecen a apilarse materiales de construcción. La propia planificación urbanística debe tener en cuenta la sostenibilidad a la hora de decidir la edificabilidad y morfología de los futuros edificios, además de su ubicación.

Después, en el diseño, se deberán hacer los ajustes necesarios para que el futuro edificio sostenible aproveche al máximo la luz, su orientación, los vientos dominantes, la forma en que llueve y en general toda la climatología que rodee al entorno en que se ubicará.

Así, las superficies acristaladas se podrán orientar hacia el sur para poder sacar todo el partido al sol en zonas frías o al norte en zonas más cálidas. De ese modo se ahorra energía (de la iluminación artificial) y se consigue una temperatura interior agradable.

También serán importantes los materiales, que deben asegurar un perfecto aislamiento térmico que garantice la máxima eficiencia energética, consumo sostenible y confort.

Edificios de consumo casi nulo, aislamiento y eficiencia

Dentro de las edificaciones sostenibles, los edificios de consumo casi nulo son aquellos que tratan de minimizar el consumo de energía al máximo. Este concepto tiene su origen en la arquitectura alemana de finales del siglo XX, con las casas pasivas, y se trata de construcciones que desde su concepción original están encaminadas a incrementar el ahorro energético de una forma muy notable. De hecho se estima que una casa pasiva consume un 90% menos que una que no lo es.

El estándar para estos edificios de consumo casi nulo pasa por el cumplimento de cinco puntos:

  1. Conseguir un perfecto aislamiento térmico.
  2. Obtener cerramientos herméticos que permitan retener la temperatura deseada en el interior.
  3. Los puentes térmicos se eliminan por completo: estas zonas a través de la cual se produce un indeseado intercambio de temperatura desaparecen.
  4. Instalación de ventanales y accesos que nos permitan mantener el calor deseado dentro de la vivienda.
  5. Viviendas Casas ventiladas sin necesidad de abrir ventanas: a través del diseño del edificio, se garantiza la ventilación suficiente y además se evita casi por completo que entre o salga calor.

Si comparamos lo que el Código Técnico de la Edificación establece para la demanda de energía de una vivienda en España destinada a su climatización, lo que se establece según el canon para los edificios de consumo casi nulo es de tan solo un tercio: hablamos de 15kWh/m² para un periodo de 12 meses.

Los edificios sostenibles, las casas pasivas e incluso otras tendencias en construcción sostenible como la de los Edificios de Consumo Casi Nulo (NZEB) no son más que el reflejo de la preocupación de la sociedad actual por la protección del medio ambiente y el ahorro energético.

¿Quieres seguir descubriendo cómo crear proyectos más sostenibles? Te invitamos a seguir en nuestro blog y nuestros canales sociales todas las actualizaciones para estar al día.