Envolvente térmica: qué es y cómo mejorarla con buen aislamiento exterior

Fachada de colores con sistema webertherm etics

Hablar de envolvente térmica es habitual si hablamos de eficiencia energética o de soluciones para la renovación y mantenimiento de fachadas. pero, ¿sabemos a ciencia cierta de qué estamos hablando? Vamos a aclarar algunos términos y a elaborar una guía a través de la cual aprenderemos a mejorar la envolvente térmica con nuestros sistemas de aislamiento térmico por el exterior.

¿Qué es la envolvente térmica de un edificio?

Hablamos de un concepto que en realidad es un conjunto de sistemas y elementos. La envolvente térmica engloba todos los cerramientos opacos de un edificio, más los huecos que presente y también los puentes térmicos. No importa si hablamos de cerramientos horizontales o verticales, ambos forman parte de esta parte del edificio.

Si recordáis, los puentes térmicos eran aquellas zonas de la fachada (o de la envolvente térmica, más bien) que rompían el aislamiento ya que permitían el intercambio de calor entre el interior y el exterior del edificio. En cuanto a los huecos, se refiere a marcos de puertas y ventanas y a las propias superficies acristaladas. Los cerramientos opacos son las paredes, muros y obviamente las cubiertas (en la parte superior).

revestimiento sostenible

Así, la envolvente térmica es aquello que separa del exterior la zona habitable de los edificios y que la aísla.

¿Qué papel tiene la envolvente térmica?

Proteger del exterior es la principal misión de la envolvente térmica, y por tanto también tiene mucho peso a la hora de aislar térmicamente, lo que permite ahorrar energía y mejorar enormemente el confort térmico interior. Por ello, ha de ser diseñada y ejecutada teniendo en cuenta la climatología de la zona, e incluso su orientación, y con materiales y sistemas adecuados que impidan que exista transmisión de energía entre el exterior y el interior.

Por tanto, en envolventes térmicas preexistentes se pueden realizar mejoras de rehabilitación térmica que garanticen ambientes interiores sanos, cómodos y que consigan reducir el consumo energético en climatización, y por tanto en consumo energético.

Cómo mejorar la envolvente térmica con un aislamiento térmico por el exterior

Rehabilitar con SATE es la opción más adecuada para renovar una fachada implementando sus cualidades de aislamiento térmico y de creación de ambientes sanos y agradables. Se trata de una manera de rehabilitar con increíbles resultados técnicos y estéticos.

Al tratarse de una actuación que se realiza por el exterior, la renovación de fachadas con SATE para una rehabilitación térmica no implica la necesidad de desalojar temporalmente a los habitantes del edificio. En cuanto a la cuestión del diseño, con los sistemas SATE es posible respetar el diseño original e incluso aportar mucho desde el punto de vista estético a un edificio.

Después de todo, el aislamiento térmico por el exterior incorpora diversos elementos, y precisamente el exterior determina el acabado, y está disponible en formatos y texturas muy variados:

  • Puedes optar por los revestimientos orgánicos de la gama webertene, con un sinfín de colores y texturas que permitirán obtener el diseño deseado.
  • Si lo que buscas es un acabado de bajo mantenimiento, y durable en el tiempo puedes optar por un acabado cerámico como el que brinda el sistema webertherm ceramic, que además te deja optar por placas cerámicas de gran formato o de pequeño tamaño.
  • Otra opción muy versátil en cuanto al acabado, adaptable a múltiples diseños, es la de webertherm mineral, un sistema con acabado mineral en el que puedes escoger entre distintos colores y acabados minerales en grano fino (webercal estuco) o grueso (webertherm clima).

¿Cómo mejora el SATE la envolvente térmica?

 

El sistema de aislamiento térmico por el exterior escogido se coloca sobre la envolvente térmica, que previamente se habrá limpiado y preparado para que su colocación transcurra sin problemas. Se trata de un sistema de fijación mixta, puesto que va adherido y fijado al soporte con elementos mecánicos. Al colocarlo, se está evitando la transmisión de calor entre el exterior y el interior. Con los accesorios adecuados, además se asegurará una correcta instalación.

A través de una actuación de este tipo, los edificios se revalorizan y se pueden evitar y atajar deterioros que podrían terminar en desprendimientos, etc. Por otro lado, al tratarse de sistemas que permiten que el edificio “respire” se están creando ambientes sanos donde se evita la condensación y por tanto la aparición de microorganismos como hongos que pueden perjudicar a los habitantes.

La gran ventaja de nuestros SATE es que son sistemas testados en el conjunto de sus elementos con certificaciones técnicas, y velamos para que en obra se ejecuten atendiendo tal y como se han diseñado. Nosotros entendemos nuestros sistemas como un  kit completo de elementos (no se trata de un único material, sino de una suma organizada), de modo que serán perfectamente compatibles entre sí, escojas la solución que escojas.

Por tanto, podemos ser tu proveedor de principio a fin de la actuación de renovación de fachada. Además tenemos a tu disposición todo tipo de información tanto acerca de los sistemas como del modo de utilizarlos: nuestra videoacademia te mostrará cómo instalamos los diferentes elementos o cómo se salvan las zonas más comprometidas y en la biblioteca técnica encontrarás todo tipo de documentación de forma gratuita.

Descarga nuestra guía de productos para conocer de cerca nuestras soluciones SATE o deja que encontremos a tu distribuidor más cercano: infórmate y empieza a proyectar esa mejora de envolvente térmica con los mejores materiales y respaldo profesional.