Conservación y mantenimiento de edificios con SATE

mantenimiento fachadas sate

El mantenimiento de fachadas forma parte de las buenas costumbres que alargan la vida útil de una construcción, el confort de su interior y además contribuye a una mejor eficiencia energética. El paso de los años, las inclemencias climáticas y otros agentes externos obligan a mantener una vigilancia de esta parte del edificio tan expuesta y que además tiene una importancia estética, puesto que conforma el paisaje que le rodea.

Importancia del mantenimiento de fachadas

El cerramiento o fachada necesita mantenerse en un buen estado ya que es el elemento constructivo que protege aísla del exterior. Y esto es importante de cara a la temperatura, la humedad y también al ruido, además de porque la ley establece unos mínimos de habitabilidad que hay que cumplir.

Además, el mantenimiento de fachadas evita desprendimientos que ponen en peligro la integridad de personas y bienes, y que pueden causar desperfectos mayores en el resto del edificio.

En las fachadas con revestimiento térmico exterior, o fachadas SATE (Sistema Aislamiento Térmico Exterior) es importante realizar un mantenimiento adecuado, puesto que además se debe velar por mantener la integridad de la solución, y las prestaciones del material aislante.

Bases para la rehabilitación de fachadas con sistema SATE

El mantenimiento de fachadas con sistema SATE empieza el mismo día que se coloca: seguir los pasos que se indican en las instrucciones es necesario no solo para poder disfrutar de sus ventajas aislantes, sino también para garantizar una larga vida. Se trata de un sistema en que cada componente tiene su importancia y juega su papel en el resultado final.

En especial hay que tener cuidado con la exposición del material aislante, puesto que se trata normalmente de productos frágiles que no responden bien a su exposición al exterior. Por tanto, el mantenimiento pasa por garantizar su total protección bajo cualquier circunstancia.

Y para garantizarlo, nada como seguir ordenadamente los requisitos de instalación de la mano de una buena empresa instaladora (caliclub: agrupación empresas aplicadoras SATE a nivel nacional). Después de todo, el buen resultado de un sistema SATE se basa en cuatro pilares fundamentales:

  • Una buena planificación: que escoja el más adecuado para la rehabilitación u obra nueva que se vaya a acometer y que se ajuste mejor al diseño previsto en la fachada, el entorno, la climatología, los objetivos (¿Quiere además aislar acústicamente? ¿Busca un producto sostenible para una construcción más responsable?).
  • Componentes de la mejor calidad: en el caso de nuestras soluciones webertherm está más que garantizado, puesto que nuestra trayectoria y experiencia avalan cada decisión técnica que tomamos al diseñar nuestras soluciones.
  • Calidad en la ejecución: en Weber estamos tan comprometidos con facilitar la instalación de nuestras fachadas SATE, que ponemos a vuestra disposición un buen número de tutoriales destinados a facilitar instalaciones y salvar partes más complicadas de su uso.
  • Calidad en el mantenimiento: prevenir es mucho mejor que tener que solucionar problemas que ya existen, así que cuidar el sistema SATE en fachadas alargará su vida útil y ahorrará quebraderos de cabeza y gastos.

Mantenimiento de fachadas: normas recogidas en el Código Técnico de la Edificación

Para que el cerramiento tenga una larga vida, el Código Técnico de la Edificación recomienda una serie de acciones periódicas:

  • Limpiar: las superficies horizontales como balcones y terrazas se recomienda limpiarlas con regularidad. Dos veces al año los antepechos, anualmente la superficie de las cornisas y cada cinco años se recomienda una limpieza con agua y jabón de la fachada.
  • Inspeccionar: Comprobar cómo está el revestimiento en busca de fisuras, manchas sospechosas, humedades o partes desprendidas es algo que debe hacerse cada tres años, junto con la revisión de algunos puntos específicos como vértices y aristas. Asimismo, cada cinco años habría que echar un vistazo a la estanquidad de remates y aristas de cornisas, de balcones y dinteles y en general de cualquier cuerpo saliente, además de buscar fisuras y grietas. Cada diez años sería conveniente buscar fisuras, grietas y alteraciones causadas por las condiciones meteorológicas.
  • Renovar: Más o menos cada diez años sería conveniente valorar si el revestimiento más superficial (revestimiento orgánico, por ejemplo) está en buen estado.

Para los sistemas SATE de fachadas, recomendamos realizar estas tareas siguiendo instrucciones aún más precisas:

  • Que el agua utilizada a presión para limpiar superficies no supere los 60 bares.
  • Escoger siempre detergentes con PH neutro para las limpiezas que lo requieran.
  • Evitar siempre utilizar productos que sean disolventes o corrosivos, ya que podrían echar a perder el aislamiento térmico por el exterior.
  • Si hay que reparar una parte pequeña, siempre utilizar los mismos materiales que se utilizaron en la instalación inicial.
  • Si hay que anclar algún elemento al sistema SATE de fachadas, hay que escoger muy bien el método y los elementos a utilizar: recomendamos especialmente el webertherm anclaje espiral, webertherm anclaje Thermax 8 o 12/16.

Siguiendo estas instrucciones de mantenimiento de fachadas con SATE, estas seguirán proporcionando confort térmico y acústico durante mucho tiempo, creando una calidad del aire interior inmejorable y aportando bienestar a los habitantes de los edificios, sin perder su estética ni diseño.

Si aún tienes alguna duda, estamos a tu disposición para resolverla: ¿te ayudamos a rehabilitar tu fachada SATE?