¿Cómo evitar el estrés térmico en época estival?

Weber ES

La llegada del verano es para muchos una época del año bastante deseada por su implicación directa con el descanso vacacional, además, los días son más largos y luminosos, y todo ello parece influir positivamente en el estado de ánimo, pero las altas temperaturas que acompañan a esta época pueden ser muy perjudiciales, sobre todo para una parte de la población más vulnerable, como los niños, o las personas mayores,  más propensos a sufrir las consecuencias del llamado “estrés térmico” o sensación de malestar producida por el sobreesfuerzo que tiene que afrontar el organismo para mantener una adecuada temperatura interna frente al excesivo calor ambiental.

El inicio del periodo estival viene siempre acompañado de consejos saludables para prevenir los efectos negativos del intenso calor, como una hidratación continuada, utilización de gafas y cremas solares, evitar las horas de mayor exposición al sol, etc. También podemos encontrar multitud de ideas o trucos  para mantener frescas nuestras casas sin necesidad de incurrir en grandes gastos, como mantener las persianas bajadas durante las horas más calurosas, ventilar las estancias por la mañana y por la noche para renovar la calidad del aire interior, usar los electrodomésticos en horario nocturno, cambiar las bombillas tradicionales por luz de LED, etc, pero lamentablemente, en la mayoría de las ocasiones estas medidas no son suficientes para sofocar el intenso calor.

¿CÓMO PODEMOS CONSEGUIR LA TEMPERATURA IDEAL DENTRO DEL HOGAR?

Hoy en día un elevado número de hogares españoles cuentan con equipos o sistemas de refrigeración. Afortunadamente, dichos sistemas son cada vez más desarrollados, seguros y respetuosos con el medioambiente, dotados de tecnología inverter o con certificado de eficiencia energética, pero aún así, al final resulta inevitable el temido incremento en la factura de la luz de los meses de verano.

SISTEMAS SATE COMO ALTERNATIVA DE CONFORT TÉRMICO

Dentro de este marco aparecen en escena los sistemas SATE o de aislamiento térmico por el exterior, que como su nombre indica, hacen referencia al sistema utilizado para aislar térmica y acústicamente una fachada. Cuentan con grandes ventajas desde el punto de vista del ahorro energético, medioambiental y también del confort dentro de la vivienda, y por ello son muy utilizados tanto en obra nueva como en rehabilitación de edificios. Son, por tanto, una alternativa muy recomendable a otros sistemas de climatización, y aunque en un principio puedan suponer una importante inversión en rehabilitación, a la larga favorecen un considerable ahorro tanto energético como económico, consiguiendo reducir la temida factura de la luz.

Normalmente, en lo concerniente al aislamiento térmico, su cometido principal es evitar la pérdida de calor de nuestros hogares para mantener una temperatura adecuada sobre todo en la época de invierno, pero los SATE pueden ser una opción más que acertada para conseguir justo el efecto contrario, es decir, evitar que el calor externo penetre en el interior de la vivienda y por lo tanto, lograr el ansiado confort térmico dentro del hogar también en verano, alcanzando una temperatura idónea que oscile entre los 24 y 26 grados, y un índice de humedad relativa entre el 40% y el 60%.

Aislar térmicamente por el exterior mejora el ahorro económico y energético, ya que se reducen las pérdidas de energía que se producen a través de la fachada del edificio. En su instalación, se pueden utilizar materiales aislantes con una baja conductividad térmica y alto calor específico, que además de aislar con el mayor espesor posible, consiguen retrasar la entrada de calor en el hogar hasta 12 horas y reducir la temperatura interior entre 5 y 10 grados, lo que se traduce en una mejora de la habitabilidad y del confort térmico.

Los SATE permiten, por tanto, maximizar el grado de confort y ahorro energético en el interior de los edificios, creando una atmósfera cálida y acogedora en invierno y una temperatura fresca y confortable en verano, reduciendo significativamente la entrada del calor a través de paredes exteriores, así como los costes de calefacción y enfriamiento hasta en un 50%. Igualmente, favorecen unas óptimas condiciones higiénico-sanitarias dentro del edificio, contribuyendo con ello a prevenir la formación de moho y bacterias perjudiciales para la salud.

Los SATE son una alternativa muy acertada a la hora de optar por un sistema de climatización en el hogar. Desempeñan un papel fundamental cuando lo que se quiere es optimizar el consumo energético de los edificios, y es que el uso racional de la energía para disminuir los impactos negativos sobre el medioambiente ya es una necesidad en nuestros días.

El verano suele ir acompañado de momentos de ocio,  y de ocasiones de salir y viajar, pero también en esta época debemos tener la oportunidad de disfrutar de nuestros domicilios o residencias habituales si así lo deseamos, y ese tiempo ha de ser de calidad, donde sentirnos lo más a gusto posible en las distintas estancias de nuestra casa.  Los sistemas SATE serán siempre una apuesta ganadora en la consecución del confort en el hogar, y un aliado perfecto contra el estrés térmico estival.