Reacción al fuego en fachadas SATE, ¿cómo se comporta?

reaccion al fuego sate

A la hora de diseñar cualquier edificio son muchas las cuestiones que se deben tener en cuenta. Algunas de ellas son meramente estéticas, mientras que otras son tan importantes que están directamente relacionadas con la seguridad de sus ocupantes. Una de las cuestiones más esenciales es su comportamiento en caso de que se produzca un incendio. En las siguientes líneas te invitamos a conocer la reacción al fuego en fachadas SATE.

¿Qué normativas debe cumplir la reacción al fuego en fachadas SATE?

La reacción al fuego en fachadas SATE es la adecuada para cumplir con las especificaciones técnicas recogidas por el Código Técnico de la Edificación. Es decir, la resistencia al fuego de SATE está probada y también la de todos sus componentes.

Click me

Lo primero que debes tener claro es que cualquier edificio que se construye en nuestro país debe cumplir la normativa para fachadas que viene recogida tanto en el Reglamento de Seguridad Contra Incendios como en el Código Técnico de Edificación (CTE). Además, esto es así con independencia de su uso, ya sea público o privado.

Se deben cumplir todas las exigencias en cuanto a los diferentes productos que se colocan en una fachada, de esta forma, si se produce un incendio, se evitará que se propague por el exterior.

A la hora de conocer la reacción de cualquier aislamiento térmico exterior al fuego debes tener claro que al menos debe ser de B-s3, y d2 hasta la altura de 3,5 en fachadas en las que el arranque en la parte inferior tiene acceso al público desde una cubierta, por poner solo un ejemplo. Es una norma que se aplica si los materiales abarcan más del 10 % de las cámaras ventiladas o de la superficie de la misma fachada.

Hay que tener en cuenta que, si la fachada mide más de 18 metros de altura, no importa dónde esté situado su arranque, la normativa se tendrá que aplicar en toda la fachada.

¿Cuál es la clasificación europea de reacción al fuego que se aplica al aislamiento térmico exterior?

La normativa para el fuego en fachadas a nivel europeo no es muy diferente que la que encontramos en nuestro país. Lo primero que debes saber es cómo se clasifican los materiales por su reacción ante el fuego:

  • A1 y A2. Materiales que no son combustibles

  • B y C. Materiales que sí son combustibles, pero con contribución limitada o muy limitada ante la presencia de fuego.

  • D y E. También son materiales combustibles, pero en este caso con contribución media o alta al fuego.

  • F. Los materiales son combustibles y su comportamiento no es determinado.

En algunos de estos casos, en A2, B, C y D, se puede incorporar un marcador extra que esté relacionado con la producción de humo durante un incendio. La capacidad de los humos se puede clasificar de esta manera:

  • s1. Son materiales de escasa y lenta opacidad.

  • s2. Se trata de materiales de opacidad media.

  • s3. En este caso, los materiales son de elevada y rápida opacidad.

La formación de las gotas se describe de estas tres formas:

  • d0. Los materiales que no producen gotas inflamadas.

  • d1. Materiales que producen gotas, pero que en este caso duran menos de 10 segundos.

  • d2. Pertenecen a esta clasificación el resto de los materiales.

¿Cuál es la resistencia al fuego de fachadas SATE?

Es posible que llegados a este punto te preguntes si el SATE es inflamable. Lo cierto es que los paneles de lana que utiliza este sistema de aislamiento térmico por el exterior tienen la clasificación A1, esto quiere decir que no son combustibles y tienen una conductividad térmica de λ =0,036 W/mK. En el caso de los de espuma fenólica, tienen la misma clasificación, pero su conductividad térmica es λ =0,021 W/mK.

Lo que hemos comentado significa que los sistemas SATE cumplen con la normativa del Código Técnico de Edificación que está actualmente vigente en nuestro país, de la misma forma que cumplen con la Certificación ETA o con la Certificación DITE. En cualquier caso, los edificios que cuenten con este aislamiento estarán más protegidos que otros en caso de incendio.

No hay que pasar por alto que en la mayoría de los casos el fuego llega a una fachada desde un edificio contiguo o desde el interior de la propia construcción. Con independencia de su origen, cuando se cuenta con un sistema SATE en la fachada, el fuego no se seguirá propagando.

Esto garantiza que, en caso de incendio, estarás en mejores condiciones de seguridad si se ha instalado SATE en tu fachada que si no. Sin olvidar que a nivel de aislamiento térmico y acústico garantiza también las mejores prestaciones.

Está claro que la reacción al fuego en fachadas SATE es excelente puesto que garantiza la seguridad de los ocupantes del edificio en caso de incendio.

Si quieres conocer más detalles sobre los sistemas SATE, puedes descargar nuestra guía completa de soluciones para aislar fachadas