¿Cómo reparar los anclajes de las tapas de registro y del viario urbano?

Es habitual encontrar tapas de registro y elementos del viario urbano fisurados, degradados y con escasa estabilidad. Los morteros y hormigones que anclan dichos elementos, se degradan con facilidad debido al fuerte desgaste que sufren.

Problemas más comunes

Miniatura

El continuo paso de tráfico rodado que soportan dichos elementos, provoca la fisuración del mortero y hormigón.

Miniatura

La degradación debida a las agresiones de la intemperie, como el efecto hielo-deshielo, y el efecto de sales de deshielo provocan que los morteros y hormigones convencionales se agrieten y rompan.

Miniatura

Para las reparaciones de estos anclajes se requiere una actuación rápida, que interrumpa durante el menor tiempo posible el tráfico rodado. webertec trafic permite realizar reparaciones de gran durabilidad, admitiendo espesores de hasta 30 cm,y permite reanudar la circulación de vehículos en 2 horas, ya que obtiene elevadas resistencias en poco tiempo.

Preparación del soporte

  1. Para sellar los elementos del mobiliario urbano, recortar y tirar unos 10 cm alrededor.

  2. Retirar cualquier parte frágil, no adherida o sucia (aceites, grasas). Para tapas de registro, comprobar que el principio del pozo no tenga fisuras.

  3. Quitar el polvo mediante cepillado o con aire comprimido, y limpiar con abundante agua. El soporte debe estar húmedo, pero sin restos de agua en la superficie.

Aplicación

  1. Amasar webertec trafic con 2,5 a 2,9 litros de agua por saco (unos 2 minutos), hasta obtener un hormigón consistente, manejable y homogéneo. 

  2. Sellado de tapas: Sobre el soporte húmedo, aplicar una primera capa de webertec trafic hasta la altura deseada. Colocar el marco y ajustarlo al nivel de la calle. 

  3. Completar el relleno picando con una paleta, una pala o mejor haciendo vibrar el mortero, y realizar el acabado con llana para alisarlo. 

  4. Rellenos y anclajes del mobiliario urbano: aplicar webertec trafic en capas sucesivas según el espesor, haciendo vibrar el mortero. Apretarlo preferentemente con ayuda de medio mecánico y protegerlo del secado por calor.