¿Cómo renovar fachadas y muros antiguos con mejoras en las prestaciones térmicas?

En renovación de fachadas es habitual encontrarse revestimientos de fachadas y muros con una antigüedad elevada y en un estado de conservación muy deficiente. A menudo a los revestimientos de fachadas no se les realiza ninguna operación de mantenimiento durante años, y éstos van perdiendo sus características técnicas de adherencia, resistencia e impermeabilidad por la acción de agentes externos como puedan ser la humedad, hielo, calor, contaminación, etc, pudiendo llegar en ocasiones a degradar el soporte. Normalmente se trata de soportes heterogéneos en cuanto a su composición, y que habitualmente han sido reparados en el transcurso de los años en zonas puntuales con morteros cementosos, presentando estos un cierto grado de incompatibilidad por su grado de dureza, normalmente mucho mayor que el soporte.

Problemas más comunes

Miniatura

La degradación empieza con la fisuración del revestimiento o desconchamiento de la pintura, provocando una vía de penetración de agua en el soporte.

Miniatura

En caso de no realizar ninguna operación de mantenimiento en la fachada, el proceso de degradación del revestimiento continúa, llegando a disgregarlo y provocar su desprendimiento, dejando el soporte expuesto al descubierto. Una vez iniciado el proceso de deterioro se puede acelerar dependiendo de los agentes externos.

Miniatura

La solución es consolidar el soporte con un sistema constructivo totalmente compatible con la naturaleza del mismo y revestido con el acabado deseado.

Preparación del soporte

  1. Verificar la estabilidad, la adherencia del revestimiento y la solidez del soporte en toda la superficie de la fachada. Se deberán repicar y retirar todas las zonas mal adheridas del revestimiento antiguo, e incluso del soporte, dejando una superficie lo más estable posible.

  2. Lavar con agua a presión (200 bares), para acabar de eliminar cualquier zona mal adherida, eliminando a la vez polvo y restos de materiales. Dejar secar.

Aplicación

  1. Rellenar los huecos y faltas de planimetría existentes en el soporte con el mortero webertherm aislone.

  2. Realizar las maestras que servirán de guía para el control del espesor, y el posterior regleado de la superficie.

  3. Aplicar a máquina o mediante máquina de proyectar el mortero webertherm aislone en toda la superficie en el espesor deseado, dejando una superficie lisa y homogénea para recibir posteriormente el acabado deseado (mineral u orgánico).